“Vacaciones en PAZ” 2017

A punto casi de finalizar el mes de marzo, comienzan los preparativos de cara el verano. Los más afortunados estarán incluso haciendo reservas de grandes paquetes vacacionales cuando otros aún mantienen la esperanza de poder si quiera sobrellevar la estación más calurosa. Y es que allí, en los campamentos de refugiados saharauis, los niños esperan ansiosos conseguir la implicación de una familia española que les permita tener unas “vacaciones en paz”.

“Vacaciones en paz” es un programa de ayuda humanitaria infantil que consiste básicamente en traer del Sáhara Occidental a un niño saharaui para que pase sus vacaciones en España durante el verano y así poder evitar enfrentarse a temperaturas extremas que alcanzan los 50º en medio de los campamentos de refugiados donde habitan.

Pero más allá de alejarse de una inhóspita donde los derechos humanos llevan vulnerados más de 40 años desde la ocupación, hay otros objetivos que completan el programa. Tal y como podemos leer desde FEMAS (Federación de las Asociaciones de Amistad con el Pueblo Saharaui en la Comunidad de Madrid) hay más objetivos:

– Posibilitar a la población infantil de los Campamentos de Refugiados Saharauis salir de las duras condiciones en las que viven.

– Realizarles reconocimientos y tratamientos médicos que resultan imposibles en los Campamentos, estudiando las posibilidades de diferentes tratamientos según las necesidades.

– Promocionar un equilibrio alimenticio que les permita recuperar los niveles necesarios de nutrientes.

– Fomentar el aprendizaje del castellano, segundo idioma oficial de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD).

– Potenciar los lazos históricos que unen el pueblo saharaui con el pueblo español, concienciando sobre el problema que sufren desde hace casi 40 años

– Crear vínculos familiares durante la acogida que perdurarán una vez regresan los niños-as a los campamentos (envío de alimentos y medicinas, visitas, etc).

 

¡Anímate a acoger este verano! Puedes hacerlo desde cualquier comunidad española, ya que en la mayoría de ellas existe una asociación que coordina el programa. Aquí tienes las principales webs donde podrás encontrar más información al respecto y ponerte en contacto con la propia asociación.

Y si no puedes acoger, difunde la necesidad de encontrar familias españolas solidarias que quieran implicarse.

AQUÍ puedes consultar el listado de todas lasAsociaciones de Solidaridad con el Sáhara de los diferentes territorios del Estado, que están federadas a la Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara, CEAS Sáhara (Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara).

 

 

 

 

Anuncios

Curso de formación: OAT para EVS

Tras mi viaje en tren desde Kharkiv, pasando por Kiev, llegué a Slavske casi un mes después de aterrizar en Ucrania. Ahí comienza mi curso de formación como voluntaria europea. En la jerga oficial se conoce como OAT (On Arrival Training) para EVS (European Voluntary Service). Lo organiza la agencia SALTO – Youth EECA, Eastern Europe and Caucasus Resource Centre.

El curso tiene lugar en las montañas cárpatas del oeste de Ucrania, donde nos reunimos los EVS de Europa del Este que acabamos de comenzar nuestro proyecto con la finalidad de ayudarnos e introducirnos en el programa. El pueblecito se llama Slavaske, una zona muy rural, donde tan sólo en invierno reciben a algunos turistas. La pequeña población no tiene mucho comercio, aunque hay varios hoteles que fortalecen la zona. El tren cruza el pueblo varias veces al día, siendo el único ruido que irrumpe en la serenidad de las montañas.

El hotel es un pequeño resort rural en una zona de montaña muy popular en el oeste del país sobre todo en época de esquí, aunque también en verano es muy común para una buena escapada local.

No puedo evitar resaltar el grupo de ovejitas que hay en el hotel, el mejor corta césped que existe. Al parecer es bastante habitual que hoteles de este estilo tengan animales de la zona bien sea para aprovechar sus productos o como en este caso, para dejar el césped a punto.

Tenemos dos personas encargadas de la formación, una supervisora de la propia agencia SALTO, y una coordinadora general. Somos un total de 12 EVS y la mayoría nos hemos incorporado a nuestros respectivos proyectos en el último mes. 3 españoles, 3 polacas, 2 italianos, 2 franceses y 1 portugués. Los EVS de Bielorusia no han podido venir al curso por motivos relacionados con la situación política actual, así que finalmente sólo estamos aquí los EVS de Ucrania y Moldavia.

Desde la tarde del jueves 15 de mayo y hasta el martes 20 mayo, tenemos una agenda llena de sesiones intensas de introducción al EVS, interculturalidad, Erasmus+, información general, conflictos y condiciones generales. Se trata de una toma de contacto directa con la teoría y las normas que regulan los programas de EVS en Europa del Este. Actividades en grupos, momentos de reflexión personal, debates, presentaciones, dinámicas y todo tipo de retos. 

Todos los programas de EVS dedican un 25% al desarrollo de un proyecto personal. Lo que supone que si como voluntaria europea trabajo 5 días a la semana, me corresponde más de uno de esos días para dedicarlo a mi proyecto personal. En el curso de iniciación se ha hecho mucho hincapié en cómo queremos encaminar nuestro proyecto, qué ideas tenemos, qué queremos conseguir y cuál es nuestra meta. El proyecto personal de cada EVS está relacionado con los mismos sectores en los que tenemos firmado nuestro acuerdo, en mi caso es el Arte.

Dentro del programa del curso tuvimos también una tarde libre donde hicimos una excursión a las montañas. La sorpresa fue el transporte: un camión antiquísimo para todos que nos regaló unas cuantas risas y varios botes en el culo. Las subidas fueron impresionantes, respirar un aire puro y disfrutar de un paisaje formidable. Pudimos también visitar un memorial que hay en la zona a Stepán Bandera, el líder nacionalista ucraniano que tuvo un papel muy relevante en la Segunda Guerra Mundial ayudando a muchas familias a refugiarse en las montañas.

Tras los días del curso y unas buenas jornadas de reflexión personal comienzo a esbozar una idea sobre lo que podría plantearme desarrollar como proyecto personal. 

Los temas tratados durante estos días han sido principalmente todo lo relacionado con el EVS, las modificaciones del programa Erasmus+, Youth in action, la figura del mentor, el seguro médico, las responsabilidades como EVS, el proyecto personal, la organización de envío y la organización de acogida.

Durante estos días de trabajo se llega a hacer una auténtica piña con los asistentes, trabajando codo con codo en cada sesión junto a los monitores y clarificando todas las cuestiones y dudas que tenemos como principiantes.

Dentro de unos meses volveremos a encontrarnos todos en un nuevo curso a mitad de nuestra estancia como EVS.