23 de febrero, Día del Defensor de la Patria o “Día del Hombre”.

23fHoy 23 de febrero, se celebra en Rusia y en antiguas repúblicas soviéticas ,como Ucrania o Bielorrusia, el “Día del Defensor de la Patria”.

El origen de esta fiesta tradicional remonta a 1918 cuando se realizó un reclutamiento masivo del Ejército Rojo durante la Guerra Civil Rusa, y dándole el nombre de “Día del Ejército Rojo”.

Después pasó a llamarse “Día del Ejército Soviético y de la Marina” en 1949.

Es en 1991, tras la caída de la Unión Soviética, cuando tomó su actual nombre.

ninos_stalinUna ofrenda floral ante los monumentos en honor a los soldados desconocidos (la llama eterna en el Kremlin, por ejemplo) y la felicitación por parte del presidente ruso, son los actos más importantes del día.

Dada las circunstancias actuales en las que se ve envuelta Ucrania, especialmente la zona Este, se ha prohibido la celebración de esta fiesta en varias ciudades como Járkov y Mariúpol. Aunque en algunos sitios como Odesa, veteranos de guerra han rendido homenaje y llevado flores ante el monumento del soldado desconocido.

Me resulta más que paradójico encontrarme con una fiesta tan cercana a la temática con la que estoy trabajando: el género.

Captura de pantalla 2015-02-23 a la(s) 23.16.07La fiesta de hoy, Día del Defensor de la Patria, también se conoce como “Día del Hombre” porque dicen que de este modo se aplica el significado de “Defensor de la Patria” a todos los hombres (género masculino). Y por lo que me he estado informado se llama así para reconocer la gran labor que hace el género masculino sirviendo en el ejército. Hoy en día la fiesta se extiende (incluso en Rusia) para hombres y mujeres, pero se hace especial hincapié en la figura del hombre alegando que en estas próximas fechas se celebra un día en especial sólo para la mujer (8 de marzo).

Sería entonces también un buen momento para reflexionar por qué en pleno siglo XXI seguimos apoyando (¿necesitando?) una fiesta para celebrar el “Día de la Mujer trabajadora”, pero no voy a rizar más aún el rizo, porque entonces podría acabar tintando de sexista incluso la alineación de los planetas.

Durante la jornada de hoy las mujeres homenajean de manera especial a sus maridos o novios, haciéndoles algún regalo especial y cocinando para ellos. Cuál es mi sorpresa que hoy mismo, intentado coger cita en la peluquería para cortarme el pelo, me entero de que es imposible ser atendida hasta que no pase el 8 de marzo, ya que todas las mujeres son muy previsoras y ya han acaparado las agendas de peluquerías y centros de belleza. Me cuentan mis amigas que para el Día de la Mujer, hay que prepararse debidamente, y se ríen de mis peripecias queriendo conseguir una cita en una peluquería cerca de esa fecha con tan poca antelación.

En Ucrania hoy no ha sido día festivo, pero sí es cierto que las más tradicionales se preocupan de prestar una atención especial a los hombres que tienen cerca.

Al hilo del tema hoy me ha sorprendido tremendamente cómo la gente ha aplaudido tantísimo el discurso de ayer de Patricia Arquette al ir a recoger su estatuilla por su oscar a la mejor actriz de reparto, y que tanto parece haber gustado a Meryl Streep y Jennifer Lopez. Siempre es un buen momento para defender la igual de género, pero me resulta casi contradictorio que en este marco que estoy viviendo tenga que ver cómo unas acomodadas multimillonarias actrices hollywoodenses piden igualdad salarial en la gala de los Oscars.

Me pregunto constantemente quién soy yo para opinar sobre Ucrania, para estar escribiendo todo esto. Cómo puedo atreverme a hablar de este país cuando estoy aquí realizando un servicio de voluntariado con un sueldo (aprox. 160€, mísero en comparativa con Europa) superior al de un trabajador ucraniano (que cobra unos 2500 grivnas, cuando yo me llevo casi 3000). Quién soy yo para meter las narices en un conflicto tan complejo cuando esta experiencia me está educando en tantos niveles y me ha dado la posibilidad de vivir “cómodamente” durante este servicio.  Pero ahora me pregunto realmente estas aclamadas actrices han pensado realmente qué es lo que reivindican, quién son ellas para quejarse o qué es entonces lo que tendrían que reivindicar las mujeres ucranianas. Sinceramente, no tengo respuesta para ninguna de estas preguntas. Estar viviendo aquí no me da derecho a opinar sobre un país y un conflicto tan poliédrico, sólo a expresar mi humilde punto de vista dejando claras mis amplias carencias  (aunque si algo tengo claro es lo poco que, en líneas generales, sabemos en Europa sobre la URSS). No sé si es que el haber pasado por la alfombra roja otorga un halo de sabiduría y heroicidad a la mujer como para sentirse tan reivindicativa en esos momentos de fama, o es que soy yo quién mal interpreta las condiciones sociales.

Sea como fuera, creo que hoy me voy a la cama sintiéndome más cerca de Sócrates en mi ignorancia.

Buenas noches.