Un día cualquiera, o el día de Navidad kharkovita.

Por fin este año he conseguido vivir una Navidad como hacía tiempo que deseaba: tranquila, sencilla, sin excesos.

Parece que he tenido que viajar más de 3000 km para poder huir de tantas celebraciones, de tanta exageración y abundancia innecesaria en las que no creo.

Mi cena de Nochebuena fue la mejor de todas: una sopa caliente, una copa de vino y una chocolatina como postre especial. Música tranquila de fondo, unas velas encendidas, un baño caliente. Acostarme pronto no sin antes hablar con mi familia por Skype y Facetime, para compartir el momento en cierto modo. Mensajes de todo el mundo, whatsapps, vídeos musicales que soy incapaz de reproducir, emoticonos, paridas… ayer sólo me falto que los langostinos que teníais en la mesa se hicieran un selfie y me lo enviaran también. Pero reconozco que me sentí súper arropada y querida por todos los que os acordasteis y me mandasteis vuestros mejores deseos.

Hoy, 25 de Diciembre de 2014, era un día más en Kharkov puesto que aquí los días más representativos de las Navidades son el 31-1  y 6-7 Enero, ya que la Iglesia ortodoxa sigue otro calendario. Así que tras la cena de ayer hoy continué con mi rutina, con los cortes de luz, con mis clases, mi trabajo y aprovechando que el día -por fin- me ha regalado unos rayos de luz. Acompañada de mi cámara ahora quisiera compartirlo con vosotros.

Se puede vivir mejor con menos, mucho mejor. Se puede ser feliz con una cena tan sencilla como una sopa caliente, el calor de tu gente desde tan lejos y la sensación de paz interior al no verme rodeada en unos ambientes excesivos que tanto me han agobiado siempre.

Ha sido mi elección, nadie me ha obligado a estar aquí. Todas las opciones son válidas y respetables, incluso las más opuestas. Pero con ayuda del diccionario quisiera matizaros la definición de mi preferencia:

voluntario, ria.

(Del lat. voluntarĭus).

1. adj. Dicho de un acto: Que nace de la voluntad, y no por fuerza o necesidad extrañas a aquella.

2. adj. Que se hace por espontánea voluntad y no por obligación o deber.

3. adj. Que obra por capricho.

4. m. y f. Persona que, entre varias obligadas por turno o designación a ejecutar algún trabajo o servicio, se presta a hacerlo por propia voluntad, sin esperar a que le toque su vez.

Así que este ha sido un día fabuloso para mí. Tranquilo. Sencillo. Llano. Humilde. Pero con el estómago revuelto al tener en cierto modo presentes vuestras navidades y al mismo momento estar rodeada por unas circunstancias tan antagónicas.

Soy feliz, no voy a negarlo. Tampoco voy a desmentir cuánto se echa de menos el calor de unos padres, los abrazos de todos mis abuelos, los besos de mi pareja, la sonrisas de los familiares, los brindis con los amigos… pero todos ellos tienen también que ser felices  sabiendo que -aún en la distancia y en este contexto- yo estoy disfrutando.

Feliz Navidad a todos allá donde estéis.

Anuncios

+2 semanas

Ya he traspasado la barrera de las dos semanas y no hay día que no encuentre algo nuevo con lo que sorprenderme. Esta semana ha sido muy corta pero intensa ya que los tres días laborales fueron muy acelerados. Estuve de nuevo en el Museo de Literatura preparando la Noche de los Museos, me pasé también por la galería de Arte, tuve mi tercera clase de ruso, comida en la organización y un par de reuniones. Tenía que dejar cerrados varios asuntos ya que mañana salgo de viaje y estaré fuera más de una semana. Mayo comienza con 11 billetes impresos sobre la mesa: tren y avión. Aún falta sumar algunos de autobús creo, pero esos sólo podemos comprarlos en destino. Este mes lo voy a pasar de estación en estación y de aeropuerto en aeropuerto, pero en todas partes hay algo desconocido esperando.

En realidad no hace falta que me vaya más lejos aún para encontrarme con cosas extrañas porque el simple hecho de salir de casa para ir al supermercado ya supone todo un reto.

Hoy he salido de casa y los ascensores no funcionaban, algo que en un edificio de 16 plantas es bastante necesario. Desde que llegué siempre me había preguntado qué pasaría en caso de avería ya que no he había sido capaz de encontrar las escaleras y hoy por fin he podido averiguarlo. La puerta del pasillo que tiene un candado enorme es la que da acceso a las escaleras y hoy por  primera vez estaba abierto. Sinceramente espero que no vuelva a ocurrir y que esas escaleras sigan cerradas siempre porque hay motivos más que suficientes como para evitar el acceso del público. Si resulta que los ascensores podrían ser el escenario ideal para cualquier película de terror de los 90 de las escaleras preferiría casi no hablar, de hecho he bajado tan rápido que no me he querido entretener ni a hacer una foto.

El portero parece que había estado ordenando el panel de anuncios de la salida y creo intuir que la barandilla de la salida tiene menos mierda de la habitual. Puede que incluso sea para resaltar los colores, ya que hoy día uno de mayo todos están más reivindicativos de lo normal. Tras la lluvia y el frío de ayer hoy había que andar con mucho cuidado. Aquí hablar de “charcos” es casi una metáfora porque no me sorprendería ver ser acuáticos habitando esas masas de agua de las calles. Así que es normal que destrocen tan pronto los coches y que los ricachones lleven todos 4×4.

De camino al supermercado me encuentro la misma estampa de todos los días: las бабушки sentadas en los bancos a la entrada de cada bloque. Al parecer comienzan a salir en cuanto se va la nieve y el invierno, y no se mueven de ahí hasta que vuelve o hasta que tienen que subir a casa a hacer la sopa. Las abuelas ucranianas se pasan el día sentadas en la puerta de casa hablando.

Tras sortear a las бабушки y a los charcos llego al súper más cercano. He de reconocer que me ha costado un poquito aprender a leer el dichoso cartel para saber el nombre aunque ahora creo que la cajera lo dice en una de las preguntas que me suelta en cuanto que llego con la compra.

2014-05-01 14.21.43

супермаркет “Сільпо” forma parte del grupo Fozzy y es la cadena de supermercados más grande de todo el país. La mayoría abren las 24h, zonas de autoservicio y precios bajos. Han sido el paso definitivo para acercar a los ucranianos a las grandes superficies, ya que siempre solían acudir a pequeñas tiendas y mercados. Creo que si algo les caracteriza es que puedes encontrar los productos básicos a granel por lo que conviene calcular un poco el volumen y peso de lo que se compra. La harina, la pasta, legumbres, arroz, cereales, galletas, caramelos… todo un desafío de vocabulario que buscar luego en la balanza, por lo que no me queda más remedio que ir al súper con el diccionario y la lista de la compra traducida. Aunque en algunas ocasiones yo llevo la palabra buscada en ruso y luego sólo la ponen en ucraniano y viceversa. Sin hablar de tipografías o escrituras, porque con tanto derroche creativo en ocasiones no hay quien reconozca las letras en las etiquetas (como sucede con el logo del propio supermercado) o quien entienda qué pone en los carteles de la frutería.

La pescadería tiene una amplia variedad de productos que pueden llegar a sorprendernos principalmente porque aquí se consumen de manera muy diferente. La charcutería está dominada por todo tipo de salchichas mientras que el centeno es el anfitrión en la panadería. Por supuesto el vodka domina los pasillos de la bebidas y los congelados también tienen pescados al peso. La parte más complicada es comprar productos que no se identifican tan fácilmente como la lejía o el acondicionador del pelo. Ni el diccionario ni las 3 aplicaciones del móvil me han sabido decir con qué me voy a lavar ahora el pelo.

Espero ir progresando con el idioma poco a poco y poder desenvolverme mejor, que no quiero que se piensen que soy igual de rancia que ellos.

Mañana comienza mi siguiente aventura: un viaje en tren para cruzar el país de punta a punta y asistir a un curso de formación. Iré de Kharkiv a Lviv, más de mil kilómetros y 16 horas de trayecto en la litera superior del compartimento del vagón 19. Contenido ineludible para el siguiente post. ¡Gracias!