VONA necesita tu “me gusta”.

VONA, el videojuego que está en proceso de desarrollo para el Museo de Género de Járkov (Ucrania), ha sido seleccionado para participar en el evento “Be the Change_Be the Game Day” que se celebrará el próximo 30 de marzo en Polo Digital Málaga, España. Organizado por GloValues.

Para conseguir más votos la participación del público es esencial. Por eso desde aquí para apoyar a todo el equipo que tiene detrás trabajando de manera solidaria, queremos pediros vuestro “me gusta” en la página de Facebook, donde la organización hará recuento de votos.

El proceso es realmente sencillo:

1. Entrar en la página de GloValues
2. En la columna de la izquierda buscáis donde pone “fotos”
3. Buscáis la imagen que os pongo abajo de la cocina con la pared llena de tetas como guiño a las artistas de la Womanhouse
4. ¡Click en ME GUSTA!
5. Compartir es vivir, ¡difusión por favor!

Así que esperamos que VONA llegue muy lejos defendiendo la igualdad y promoviendo un equilibrio social lejos de una sociedad heteropatriarcal donde la mujer lleva años condenada a asumir su rol.

VONA, videojuego para el Museo de Género de Ucrania

VONA (“ella” en ucraniano) es el nombre del primer videojuego de género de la historia.

VONA nace con la intención de proponer un nuevo escenario para los museos virtuales: el videojuego. Partiendo de un contexto museográfico concreto, el Gender Museum de Járkov (Ucrania) que por la compleja situación de Ucrania está en peligro de inminente cierre, nuestro videojuego pretende expandir su colección y su discurso.

Se ha desarrollado de manera colaborativa entre dos grupos de

inteligencia colectiva: uno en Ucrania y otro en España. Confiando en las características de los videojuegos, VONA se apropia de la colección del museo para contar una historia que parte de una experiencia particular, para hablar de una experiencia general. De este modo las personas que accedan al juego, muchas de las cuales jamás visitarán el museo, conocerán y empatizarán con su discurso: debemos poner fin a las desigualdades del género.

El videojuego propone a la persona que juegue que desempeñe el papel de ama de casa. Con esfuerzo y dedicación intentará complacer a la familia. Todo cambiará si las decisiones tomadas en el juego contradicen a la tediosa norma rutinaria del heteropatriarcado.

Sus mecánicas se basan en la resolución de puzles en el entorno del hogar, interactuando con las personas de la familia: madre, padre e hijos, y todo el estrés invisibilizado tras la imagen de la perfecta madre de casa.

Su estética te traslada al Museum de Járkov, sintiendo que formas parte sus salas e interactuando con diferentes ítems y secretos que te harán vivir una nueva experiencia en esto de los Serious Games.

Puedes leer su evolución AQUÍ.

Recuerda que siempre podrás consultar la web del proyecto #SaveGenderMuseum.

Non Stop Media VII

 

Hoy da comienzo el Festival de Media Art “Non Stop Media” en su séptima edición en la ciudad de Kharkiv, en el Este de Ucrania, donde vivo. Invitada especial desde la galería de arte en la que trabajo como EVS, participaré el viernes en una sesión para abordar el tema del videoarte y compartir el trabajo realizado en los últimos años desde InMediTerraneum. Compartiendo cartel con los artistas de primera fila de la ciudad, talleres increíbles y variedad de actividades. Sí, sigo en Ucrania. Sí, el festival es aquí. Sí, en el Este, en la frontera con Rusia. Sí, Media Art.

El contexto de este país es lo que me trajo aquí y evidentemente no podía denegar una invitación de este tipo. Sinceramente será un placer -y una gran responsabilidad- atender a la cita en nombre de todo el equipo de InMediTerraneum. Contenta por ver cómo quedan cautivados con las premisas que defendemos, cómo trabajamos de manera horizontal y transparente, cómo seguimos reivindicando las iniciativas artísticas en el contexto de periferia. El escenario no podía ser mejor.

Quieren que durante una hora aborde el tema del videoarte y a cambio me ofrecen el micrófono de la tarima de un loft increíble de 1533 metros cuadrados, más de 100 sillas, con proyector en HDM, sistema de sonido, materiales, traductores, fotógrafos… Muchos se siguen riendo hoy en día de la gente de estas tierras al ver cómo han emigrado a otros sitios de Europa. Os aseguro que ellos se han reído de lo lindo al ver mi cara de asombro ante tanta predisposición, ganas de mantener nuevas iniciativas e implicación en una cultura alternativa. A mí incluso me ha costado reconocer mi nombre en el programa o traducir el párrafo que nos dedican. Pero aquí todos son conscientes de la situación actual. Nadie desvía la vista de las víctimas y la violencia. Sólo queda decir que las ganas de luchar se demuestran de muchas maneras. Reivindicar el arte y la cultura, una de ellas.

Casualmente hoy aquí se celebra el “Día del Conocimiento”, digamos que “la vuelta al cole” pero de largo y a lo grande. Todos los estudiantes vestidos de gala, en blanco y negro. Trenzas perfectas, zapatos abrillantados, trajes nuevos, faldas plisadas, corbatas negras, camisas inmaculadas, flores, música… el centro de la ciudad se colapsa en un gran atasco para poder atender la cita. Ayer fue el último día de caos en los mercadillos, mercados y supermercados. Incluso las abuelas que venden flores en la calle, tenían una fila de gente que atender. Toda la ciudad rinde homenaje al inicio del curso académico como algo solemne, muy respetuoso. De aquí en adelante toca abrir los libros y reinará el silencio.

Estoy más que fascinada con cada paso que doy. Cada día de mi agenda que avanza. Cada oportunidad que me brinda esta experiencia. Tengo acumuladas del verano un montón de palabras que compartir. Todo bien guardado para que en cuanto pase esta semana de culto al Media Art, compartir muchas más líneas.

 

Para los interesados adjunto el poster, el programa y los links del Festival de Arte.

Non Stop Media VII

Fan page de Facebook.

Web de la MAG (Galería Municipal de Arte), organizadora del evento.

Evento en VK

 

Talleres artísticos Vs. Accidente de avión.

No tenemos agua corriente pero tenemos wifi. No tenemos servicio, pero pudimos ver la final del mundial de fútbol en streaming en un portátil. No tenemos lavabo pero hay cobertura suficiente para tuitear.

Los parámetros de confort y las necesidades básicas varían según las condiciones del medio y la cultura del grupo social.

El acceso a la información se ha convertido en un asunto prioritario, incluso para los habitantes de las zonas más rurales de Ucrania. Las noticias de la radio nos acompañan durante toda la jornada. Hay más probabilidades de conectarse a la wifi que de encontrar papel higiénico.

El concepto de reciclaje es completamente ajeno a este contexto. Aquí simplemente se separa lo orgánico del resto de residuos para poder luego dárselo a los cerdos.

Este workcamp incluye varios talleres dirigidos por el grupo de artistas tradicionales ucranianos que regentan este lugar. Todos ellos tienen piezas en el museo local de pintura tradicional ucraniana y son especialistas en diferentes técnicas.

Nuestro primer taller comprendía las técnicas básicas de pintura, cómo realizar las flores tradicionales, el significado de cada elemento y la explicación de toda la simbología. Cada composición engloba diferentes representaciones (pájaros, flores, el gallo, pan, mariposas) y según su disposición explican la naturaleza original de la obra y varía el significado. Los pinceles que empleaban tradicionalmente para realizar las pinturas son artesanales y los elaboran con pelo de gato, utilizando siempre los pelos que tienen entre las patas y el cuerpo. Hoy en día utilizan todo tipo de pinceles, pero muchos de los artistas siguen utilizando los pinceles que ellos mismos elaboran.

la foto 5

Los elementos de las composiciones de las pinturas definen su significado. La presencia del gallo está relacionada con la suerte, la masculinidad, la protección. Si aparecen varios pájaros acompañados de mariposas y mucha vegetación, dan a comprender el inicio de algo, el comienzo de la jornada, los buenos días. Si aparece un sólo pájaro -de determinadas características- se relaciona con la joven de la casa e indica si esta comprometida o buscando pareja. Y lo mismo con los diferentes tipos de frutas y motivos vegetales. Tradicionalmente, se prestaba especial atención a las pinturas que decoraban cada casa para conocer la situación de las personas que vivían en ella.

En el primer taller comenzamos pintando sobre papel para aprender los trazos básicos. La segunda sesión fue pintar sobre tabla. Utilizamos acrílico y gouache. Los talleres abarcan las representaciones tradicionales más importantes de la Ucrania rural, por lo que también nos enseñaran a trenzar la paja (utilizada en sombreros, cintas, material agrícola, utensilios) o a hacer muñecas de trapo.

La línea entre el arte y la artesanía no está claramente definida en este ámbito. Todas estas creaciones simbólicas forman parte de la cultura tradicional de la zona y son dignas del reconocimiento social. Resaltar también su importancia a nivel internacional ya que han sido reconocidas por la UNESCO, añadiéndolas a la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Estos profesionales de la creación manual se consideran propiamente artistas ucranianos, y nos enseñan con mucha honradez sus trabajos como contribuciones relevantes en el arte ucraniano. Hasta tal punto que estos motivos decorativos se están poniendo de moda entre los jóvenes (especialmente entre las chicas ucranianas) incorporándolos incluso a los tatuajes más contemporáneos.

La visita al museo de Petrykivka nos ayudó a tener una visión más amplia de las representaciones decorativas. El museo presenta una colección con obras de artistas establecidos en la zona así como de otros con mayor proyección internacional, pero todas las obras están relacionadas con este tipo de pintura decorativa.

Dentro del museo hay distintas zonas de talleres y estudios que los artistas utilizan para trabajar, pero que también están abiertos al público como punto de venta directa entre el artista y el visitante. Una vez en el interior del edificio, recorremos las salas de exposición y visitamos los talleres. Los fines de semana suele haber mayor afluencia de gente, que aprovechan la oportunidad de comprar directamente a los artistas y establecer contacto.

DSC01689De regreso nuestro espacio y continuando con los talleres, también tuvimos la oportunidad de utilizar el torno de cerámica. Comenzamos con el más básico, el torno de pie. Y en este caso fue Mikola, el cabeza de familia, quien nos guiaba durante la sesión.

Mientras disfrutaba del entorno, rodeada de naturaleza, campos de maíz, girasoles, flores silvestres y aire fresco, la emisora de la radio interrumpió la emisión de música para informarnos del accidente de avión. Aunque mi nivel de ruso es muy pobre aún, pude comprender las cosas básicas de la noticia que invadió aquel espacio casi idílico.

Mucha confusión. Información poco detallada. Terribles suposiciones. Miradas atónitas entre nosotros, pero algunos segían pintando flores.

Me lancé corriendo a buscar mi móvil y rastrear Twitter. Aún no había imágenes pero la noticia ya estaba difundiéndose en los principales medios. Las conjeturas mediáticas no albergaban grandes esperanzas. Comenzaban a llegarnos más detalles. La radio de fondo seguía informando. No podía apartar mi vista de la pantalla y actualizar mi time list.

Contradictoriamente el taller de pintura segía su curso. La artista que lo dirigía se mantuvo concentrada casi la mayor parte del tiempo. Su momento creativo no se vio alterado.

Durante aquella jornada la familia ucraniana no comentó nada sobre el tema. Entre nuestro grupo -la mayoría somos extranjeros- la dependencia por renovar información crecía. Espacio aeréo cerrado, cuando algunos tenían billetes para volar los próximos días. Controles policiales. Enviados especiales. Arriesgadas interpretaciones. Consecuencias. Víctimas.

Los girasoles agachaban su cabeza rechazando cualquier alteración del medio. El sol desaparecía entre unos tonos violáceos preciosos. Los pavos estaban alborotados disfrutando de unas manzanas caídas de los árboles. Aquel paisaje de contrastes entre naturaleza y conflicto bélico parecía fundirse impasiblemente. Era jueves, 17 de julio de 2014.

Kharkiv – Kiev – Slavske

La siguiente aventura comienza con otro viaje en tren para ir a lo que los EVS conocemos como OAT (On Arrival Training) o curso de iniciación al Servicio de Voluntariado Europeo, donde nos juntaremos todos los EVS que acabamos de comenzar nuestros proyectos en Ucrania, Moldovia y Bielorusia.

Captura de pantalla 2014-05-18 a la(s) 16.39.01Mi itinerario está formado por dos viajes en tren muy diferentes. El primero de ellos sale de Kharkiv a las 6:56 de la mañana del jueves 14 mayo. Un tren regional, con asientos bastantes cómodos -si viajas en segunda al menos- y un ambiente muy tranquilo.

Nada más llegar a la estación de Kiev me asombran las enormes lámparas del hall principal y cómo los taxistas están al acecho de todos los viajeros, principalmente extranjeros. En Ucrania es común negociar el precio del viaje en taxi antes de montar, por lo que generalmente se recomienda llamar por teléfono a la centralita y acordarlo, ya que coger un taxi a pie de calle puede ser más caro. 

Una vez en la estación lo primero que hice fue buscar la consigna para dejar la maleta y así liberarme del bulto. Una tarea aparentemente sencilla pero cualquiera que haya estado allí puede confirmarme que no basta con seguir los carteles que te guían hasta las taquillas automáticas, sino que se convierte en un laberinto. 

Tenía 7 horas en la capital por lo que después de un almuerzo rápido y otras gestiones administrativas, tuve oportunidad de visitar el centro a pesar de la molestia que supone tener un esguince de tobillo.

Junto a la estación de tren está la estación de metro “Vokzalna”, y por 2 UAH tienes una ficha para entrar. 

El metro de Kiev fue el primero de toda Ucrania y es el medio de transporte más popular en la capital. Largas escaleras mecánicas que parecen no terminar nunca donde los pasajeros siempre van situados a la derecha y sujetos al pasamos, casi sin excepción. 

Cogemos la línea 1 (roja) hasta Khreshchatyk donde conecta con la la parada de Maidan Nezalezhnosti de la línea 2 (azul). 

Maidan Nezalezhnosti ( Майдан Незалежності en ucraniano) es la plaza de la Independencia y está situada en pleno centro de la ciudad, en la calle Jreshchátyk. Popularmente se conoce como “Maidan”, la plaza. Y después de las últimas revueltas y manifestaciones también se refieren a ella como “EuroMaidan”.  

Cuando conseguimos salir a la superficie desde el metro, reina casi el silencio en la plaza. Anonadados al contemplar en directo el escenario de la violencia y las protestas que tiempo atrás habíamos seguido en las noticias. El dolor está en el aire. Hay imágenes de las víctimas por todas partes, velas, flores. Impactantes tiendas militares. Adoquines amontonados. Banderas. Barricadas. Un puesto médico. Una capilla. Incluso una pantalla gigante que retransmite noticias, imágenes actuales y música internacional. 

Uno de los edificios principales de la plaza muestra graves signos de incendio, porque durante los días más fuertes de las protestas el fuego comenzó en la azotea justo cuando en la 3ª y 5ª planta estaban atendiendo a las víctimas de los tiroteos de la plaza en un improvisado hospital, y todas esas personas se quemaron vivas ardiendo en llamas ya que no hubo posibilidad de sacarlas a todas. Por cada persona que murió ardiendo en llamas, han pintado un punto rojo en la fachada simbolizando toda la sangre que se derramó allí tras los disparos de las fuerzas especiales de seguridad y la falta de medios para extinguir las llamas.

La sensación es casi indescriptible. El dolor está presente, pero a juzgar por la actitud de los que allí están viviendo acampados, la lucha también. Junto a un reloj que hay uno de los jardines laterales se han ido acumulando flores, velas, y fotos de las víctimas. Toda esa zona emana tristeza. Cintas con los colores de Ucrania atadas a todas partes. 

A medida que voy recorriendo la zona encuentro cosas más impactantes. Brutal. Impresionante. Estaba atónita. Piel de gallina. 

En muchas zonas han hecho montones con los adoquines que levantaron durante los días clave de las protestas. Incluso en ciertas partes han intentado alinearlos de algún modo e intentar volver a tener un pavimento, porque ahora en ciertas partes no hay más que charcos y barro.

Carteles que rezan nombres. Pancartas que gritan ideas. Flores que despiden víctimas. Velas que recuerdan almas.

Maidan es casi una zona cero. Pero allí sigue habiendo gente acampada dispuesta a defender sus ideas y luchar por ellas, aunque algunas parecen estar haciendo negocio de ello.

Los árboles de las calles adyacentes están llenos de coronas de flores y fotos de los fallecidos. Según avanzo por la acera tengo la sensación de recorrer un cementerio improvisado.

Pero lo más impresionante quizás sea encontrar la gran barricada que cierra el acceso principal a la plaza bajo la estructura de un puente metálico, cubierto por pancartas con las caras de las víctimas. Bajo ese puente el conglomerado de neumáticos, maderos, barriles, sacos de arena, adoquines.

Las tiendas están organizadas por grupos y muchas de ellas tienen fuera una caja aceptando donativos para subsistir. Algunas han instalado antiguas cocinas o braseros. Todas tienen sus respectivas banderas o escudos de sus grupos o zonas de procedencia.

En la plaza también hay instalado un escenario que se ha ido sobrecargando con más imágenes y pancartas.  En uno de los laterales la figura de una virgen rodeada de velas y también un crucifijo de madera de medidas considerables. 

Turistas, curiosos, periodistas merodean toda la zona cámara en mano. Pero también hay muchos ucranianos que acuden desde cualquier punto del país a visitar la plaza y fotografiar el recuerdo. A contemplar otro episodio más de la historia de su país o a velar por sus seres queridos que allí perdieron la vida durante esos días.

Maidan está desgastada. Presenta signos de violencia, restos de incendios, cristales rotos, fachadas pintadas, aceras deshechas. Tan sólo la columna central con la estatua por la libertad de Ucrania y el imponente hotel Ukrayina parecen permanecer intactos. La pancarta principal que hay en la plaza reza unas frases sobre una “improvisada religión” que califica todos estos acontecimientos como “la revolución del sol”, y bajo el símbolo del triángulo amarillo unifican estas nuevas ideas que no todos los ucranianos comparten aunque los medios nos hagan ver lo contrario.

Aprovechamos para acercarnos rápidamente a la catedral de Santa Sofía (en ucraniano Собор Святої Софії) con sus 13 cúpulas de roble, su campanario, cruzar la plaza Bohdán Jmelnytsky y llegar al Monasterio de San Miguel de las Cúpulas Doradas donde conseguimos incluso asistir a una celebración religiosa. 

Me cubro la cabeza para entrar, ya que está mal visto que la mujer entre en un templo ortodoxo con la cabeza descubierta y en muchos de ellos es obligatorio aunque creo que es más bien una tradición más que una obligación.

Hacemos una visita muy sigilosa y rápida sin llamar la atención en exceso puesto que están en una celebración. No hay mucha gente dentro del monasterio por lo que tenemos oportunidad de verlo con cierta rapidez y contemplar los frescos y mosaicos.

El reloj nos obliga a regresar a la estación de tren. Hay que recoger la maleta de la consigna y localizar el andén correspondiente. Tren nocturno destino a Slavske, unos 800 km desde la capital hacia la zona oeste del país, cerca de la frontera con Eslovaquia y Polonia. A las montañas cárpatas, donde estamos alojados en un resort rural durante los días del curso. Pero dejaré la formación y el paisaje montañoso para el siguiente post.

8 восемь

Hace exactamente 8 días que llegué a Ucrania y reconozco que no hay día que no descubra algo nuevo. El impacto cultural y social es bastante grande -como bien podéis imaginar- junto con que las circunstancias actuales suponen también un añadido extra a mi estancia.

Desde España no dejáis de preguntarme por la situación, contándome unas noticias realmente terribles pero he de aseguraros que en esta ciudad –por el momento- se mantiene la calma y la vida cotidiana se desarrolla con normalidad. Bien es cierto que ocasionalmente se reúnen frente la sede de la Administración del Gobierno en Kharkiv en la Plaza de la Libertad donde la presencia policial (mínima) es permanente. Lo que más se aprecia es que cada día aparecen más banderas ucranianas pintadas por todo el centro: en los árboles, en las farolas, en vallas publicitarias, en puertas o en mobiliario urbano. Básicamente pretenden visualizar su apoyo a Ucrania y marcar su territorio de algún modo. Esto está ocurriendo sólo en el centro de la ciudad, por lo que podamos apreciar nosotros, ya que en nuestros respectivos vencindarios no se aprecia nada.

2014-04-22 18.44.36-1

La actitud de los ucranianos que viven en Kharkiv sobre el conflicto actual es muy diversa. Por un lado hay gente que no quiere ni oír hablar del tema y que cuando preguntamos o les contamos todo lo que nos llega prefieren no saberlo y mantenerse al margen. Otros, por el contrario, se informan de lo que sucede diariamente pero optan también por no reservar sus opiniones. Y por último el grupo de los que tratan abiertamente del tema y expresan todas sus sensaciones. Casualmente las personas que más me han hablado de este conflicto todas son pro-ucranianas y defienden la unidad de su país así como muestran un espíritu esperanzador sobre la situación. Pero evidentemente habrá partidarios de ambos bandos con diferentes actitudes al respecto.

En mi perfil de Twitter he elaborado una lista para seguir un poco la actualidad de la situación y las noticias que aparecen cada día. Está formada por periodistas internacionales enviados a la zona, medios de comunicación, residentes, españoles en Ucrania o  cuentas de información especializadas. Los tuits están en español, inglés, ruso y ucraniano. Podéis seguirla aquí.

Galería de Arte, exposición en el sótano

Galería de Arte, exposición en el sótano

En lo que a mi vida diaria respecta cada día surgen más novedades que contar. Esta semana estuve en la Galería de Arte Municipal preparando el montaje de la nueva exposición que se inaugurado esta misma tarde. Tienen una sala grande con bastante personal y luego en el sótano tienen otra sala –digamos más alternativa- con apuestas de carácter más emergente a la par que muy variadas. Sinceramente esa zona la encuentro mucho más interesante que la parte superior que tiene un montaje mucho más tradicional. Voy a colaborar con ellos llevando principalmente las piezas audiovisuales ya que habrá varios eventos y festivales donde quieren mostrar trabajos internacionales de videoarte. Os mantendré al tanto.

También voy a colaborar con el Museo de Literatura de Kharkiv, donde después de mi primera reunión con el equipo hoy he comenzado a trabajar con ellos planeando las actividades prioritarias en la agenda relacionadas con la noche de los museos –que al parecer es un “must” en la ciudad- y su programación.

El Museo de Literatura de Kharkiv cumple casi todas las características básicas de una casa-museo aunque por el momento no tengo todos los detalles del edificio. Es conocido principalmente por su programa de actividades y su departamento de didáctica. “Litmuzey”, como se nombra popularmente, tiene una colección de piezas de las primeras décadas del siglo XX que incluyen desde libros dedicados, cartas, revistas, periódicos, documentos y trabajos originales de los artistas de vanguardia de Kharkiv. Su personal se implica positivamente y con mucho entusiasmo en la programación del centro, mostrando una actitud muy receptiva  abiertos a sugerencias y nuevas propuestas. Quizás sea por eso que mantienen una agenda muy actractiva llena de actividades. El valor de su colección reside en especializarse en un periodo muy concreto –que abarca desde 1910 a 1930- cuando la ciudad fue centro de referencia para escritores y literatos del Este de Europa.

Cambiando de tema, he de confesaros que voy progresando con el idioma aunque no he vuelto a tener clases. Mi compañera de piso me está ayudando bastante. Estoy muy contenta, y ella súper orgullosa de su ayuda, porque ya soy capaz de leer. Me siento como una niña pequeña cuando voy en el autobús leyendo cada cartel “sa-li-da de e-mer-gennn…” (аварийный выход). Evidentemente sólo soy capaz de reconocer las letras y leerlas, sin saber su significado o entonación, pero estoy dispuesta a ponerme a fondo con ello.

Mañana todos los compañeros EVS de SVIT-Ucrania-Kharkiv nos espera una jornada intensiva con el evento de Chernobyl, así que doy por concluida la jornada no sin antes agradeceros todo vuestro apoyo.

До завтра!

¡Hasta mañana!